12:30 Voices Affaires: con voz de mujer (Salón de actos, entrada libre)

12:30 Voices Affaires: con voz de mujer (Salón de actos, entrada libre)

Voices Affaires es un proyecto impulsado por la cantante Natalia Ruciero en el que nos invita a explorar los estilos y particularidades de algunas de las vocalistas que más le han influenciado e inspirado tanto en su faceta artística como personal.

La intensidad de Billie Holiday, la precisión de Ella Fitzgerald, la singularidad de Édith Piaf y la versatilidad de Sarah Vaughan; cuatro voces de referencia en la historia de la música del siglo XX.

Este proyecto pretende acercarse y dar a conocer las personalidades artísticas de estas extraordinarias mujeres a través de sus historias y vivencias, siendo este el hilo conductor del concierto.

Acompañada por el pianista gaditano, José María Tornero y el contrabajista Javier Delgado y con ella misma en la percusión, este trío presenta un repertorio compuesto de algunos de los mejores temas que dieron a conocer estas cuatro mujeres en un proyecto elaborado con mucho cariño y fascinación, siguiendo una línea estilística puramente Jazzy.

Contexto:

A finales de los años 20 el clima social y musical en Estados Unidos está cambiando. La Gran Era del Blues abre paso al Swing y a la que conocemos como La Era del Jazz. Pioneras en el género, aparecen las cantantes Billie Holiday y Ella Fitzgerald, que transforman las grandes baladas y canciones populares interpretándolas con fraseos típicos del Jazz. Sus personalidades, expresividad y estilos, hoy en día, continúan siendo referencia para vocalistas del panorama jazzístico contemporáneo.

Mientras tanto, en Europa, tras la Primera Guerra Mundial y en plena emergencia del Music-Hall, nace la cantante Édith Piaff, abriéndose camino desde los suburbios de París, pasando por el Moulin Rouge hasta llegar en la cima de su carrera al Carnegie Hall de New York. Con su peculiar forma de cantar, re-inventa la Chanson Francaise y se convierte en un icono mundialmente reconocido. Para Natalia Ruciero, la Môme Piaf es parte importante de sus recuerdos de cuna, dada su ascendencia francesa por parte de madre.

En los años 40, Sarah Vaughan, nacida en Los Ángeles donde da sus primeros pasos musicales en el coro de una iglesia evangelista, debuta como cantante profesional y se une a las "Big Bands" que fueron cuna de talentos instrumentistas, entre otros: Dizzy Gillespie y Charlie Parker. Según manifestó alguna vez, estos influyeron mucho en su forma de cantar, de hecho es precursora del Bebop vocal. Con un registro extraordinario, es una de las cantantes más versátiles del siglo XX.